MANUAL DE PSIQUIATRIA INFANTIL AJURIAGUERRA PDF

Yassel Flores booksmedicos. Ronda General Mitre. SA PA Via F. Primera edici6n hispana con el cuidado y suficiencia que Ie hacen merecedorade nuestra gratttud. Por ello, nillgim experto en

Author:Zubar Gazragore
Country:Samoa
Language:English (Spanish)
Genre:Love
Published (Last):21 April 2014
Pages:386
PDF File Size:9.61 Mb
ePub File Size:8.91 Mb
ISBN:502-7-16508-900-7
Downloads:59276
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:JoJozragore



Reimpresiones , , , , , , Reservados todos los derechos. No puede reproducirse, almacenarse en un sistema de recuperacin o transmitirse en forma alguna por medio de cualquier procedimiento, sea ste mecnico, electrnico, de fotocopia, grabacin o cualquier otro, sin el previo permiso escrito del editor.

La historia de este libro, en lneas generales, es la historia de la evolucin de los conocimientos del autor. Por ello, ningn experto en la especilidad puede adentrarse en la lectura del libro sin percatarse de que el titulo no le hace justicia; no se trata simplemente de un Manual de Psiquiatra Infantil sino que es historia viva de una investigacin diaria, infatigable y siempre nueva, no slo del autor, sino de todos los que como l tienen la responsabilidad de transmitir sus conocimientos De Ajuria- guerra prefiere utilizar el trmino "comunicar" porque es ms vinculante, ms dialogante: implica una relacin mutua entre el que habla y el que escucha, entre el que escribe y el que lee.

Al profesor De Ajuriaguerra le cabe el honor de ser el primero que, en forma original, aborda la problemtica biolgica psicolgica y social del nio dentro de una visin totalitaria cuyo mtodo es, por si mismo, un planteamiento de estudio y una solucin prctica de ese eclecticismo conformista hacia el que fcilmente tiende la psiquiatra. Este planteamiento ha sido posible gracias a las experiencias del autor y a la sabidura con que ha resuelto la discusin cientfica, solapada a veces y abierta en ocasiones, que han mantenido en el transcurso de los ltimos aos la neurologa y la psiquiatra.

A nosotros no nos cabe ninguna duda de que el comportamiento del individuo desde su nacimiento depende de un determinado modo de ser en razn de las relaciones que se establecen y que, la enfermedad, desde la ptica de las altera- ciones de la forma y de la funcin biolgica, se constituye a su vez en base deter- minante de una relacin social patolgica determinada.

Es cierto que cualquier lesin o alteracin funcional del cuerpo, y en particular del sistema nervioso central, supone una grave limitacin de las posibilidades de un desarrollo normal, pero no es menos cierto que el individuo por una parte y la sociedad por otra, establecen una relacin de dependencia a travs de la cual, el uno vive y utiliza las limitaciones en funcin de lo que cree que el otro siente, desea y espera de l. La lesin biolgica puede darse, que duda cabe, pero ha de ser vivida como un accidente ms de la existencia y no como una forma de ser en razn de las necesi- dades socioafectivas y conveniencias de los dems.

Se dir que hay lesiones invali- dantes que recortan notablemente las proyecciones intelectuales del ser humano y que, por lo mismo, el nio o el hombre nicamente pueden aspirar a que se atiendan sus necesidades vitales. Esto es cierto, pero slo a medias: Es verdad desde la pers- pectiva de la biologa mecnica, pero es falso en cuanto a lo que ello presupone, pues la estructura para mantener una funcin no es la misma que se precisa para adquirirla. La dimensin biolgica se manifiesta por un orden espacio temporal y unos rendimientos tiles a la totalidad orgnica, pero no puede ser considerada en su totalidad si se ignora o no se quiere aceptar el contexto relacional.

Su conducta expresa la interiorizacin de una confrontacin con la realidad extema que en principio es una imitacin directa, pero que luego adquiere signifi- cado de interpretacin. El nio acta segn siente a travs de las necesidades de los otros y por lo que ha sido aceptado de l. El ncleo se halla, a mi modo de ver, en la forma de interpretar lo que ha sido comunicado y podra desglosarse en dos aspectos: la actitud afectiva de los dems, a travs de la cual se establece la comuni- cacin y su contenido semntico.

La contradiccin es fcil de darse y una relacin "doble vinculante" se puede desarrollar, creando un nexo patolgico entre el indivi- duo y la sociedad: la enfermedad. Ni uno ni otro podr realmente identificarse con lo que siente ser y cree ser, por cuanto que la relacin establecida exige de uno y de otro que acten como si "realmente" estuvieran satisfechas sus necesidades. La importancia que tiene el contexto relacional ha motivado en el autor, no slo la necesidad de revisar la dimensin social de la vida en el nio, sino tambin la de preocuparse por ensearnos que un anlisis de los procesos de interaccin desarrolla- dos en el seno de la familia, en el de la escuela y en el de la sociedad, nos permite comprender que la enfermedad, al margen de su importante condicionamiento biol- gico, es un proceso que encuentra su sentido en el contexto de las relaciones.

Tambin la parte del libro dedicada al desarrollo, ha sido escrita de nuevo. El maestro de Ginebra nos ha enseado que el nio, a partir de los primeros conjuntos reflejos, crea relaciones cada vez ms variadas y complejas y que construye los instru- mentos precisos para conocer la realidad exterior.

Aprende a dirigir sus actos y al establecer la relacin entre causa y efecto, forma una organizacin mental ms com- pleja a la que se adecan sus estructuras nerviosas. De asimilacin en asimilacin, segn las investigaciones del autor, el nio configura una relacin dinmica entre el cuerpo y el objeto. A partir de esta etapa esencial, las posibilidades del nio aumentan considera- blemente pues al poder interiorizar sus experiencias y reconstruir la realidad externa con imgenes y representaciones, el nio desarrolla su lenguaje oral y motor, instru- mento que le permitir en lo sucesivo dar al smbolo el valorde lo real El smbolo va a representar siempre cierta realidad, realidad que le pertenece slo a l, nacida de la propia naturaleza del nio o de la vida social Las motivaciones inconscientes intervie- nen permanentemente en la asimilacin y utilizacin de lo adquirido con arreglo a unas leyes cuya formulacin es objeto de la psicologa profunda y que.

De Ajuriaguerra engarza con la psicologa gentica observando y constatando unos hechos en la vida del nio. Asi adquieren, en la segunda parte del libro, una importancia trascendental las hiptesis explicativas de los trastornos de las funciones vitales. Las enfermedades no son estudiadas como simples entidades, sino como disfunciones de procesos organizativos determinados o como organizaciones patolgicas dentro del proceso evolutivo. De Ajuriaguerra viene a decirnos en sntesis que la enfermedad constituye, en si, una forma patolgica de adaptacin relacional no adaptacin a las exigencias propias y ajenas y que, un comportamiento determinado no puede ser considerado patolgico si no es relacin con un sistema de motivaciones y un nivel de evolucin.

As, un cuadro clnico condicionado por un dficit de la mecnica del funcionamiento no puede disociarse de la dinmica del proceso de maduracin, de la organizacin de la personalidad y de la alteracin de funciones conjuntas.

El estudio de los sndromes, incluso orgnicos, en base de la evolucin y organizacin de la personalidad, obliga a un enfoque teraputico pluridimensional y como dice el autor, "socialmente vlido". El tratamiento del nio psquicamente enfermo no debe ser jams una accin individual, sino un conjunto de acciones dirigidas a un ambiente, donde el nio existe y se vincula con la enfermedad. Ha de tenerse en cuenta lo que tantas veces ha escrito el profesor De Ajuriaguerra: primero, que una misma causa puede actuar de manera diferente, segn el momento de la evolucin funcional; segundo, que la accin de una desorganizacin dada es variable segn el estado del funcionamiento global; y tercero, que la supresin de la causa no modifica necesaria- mente el cuadro clnico, elaborando la personalidad nuevas formas patolgicas de adaptacin Por tanto, nuestra accin teraputica debe tener presente no slo la dinmica de la enfermedad, sino tambin, la dinmica del nio en evolucin y siempre en relacin con el medio que le ha sido dado.

Dos palabras ms sobre la importancia del libro: todo Manual es ya importante de por si Comunicar unos conocimientos es ensear, pero el profesor De Ajuria- guerra, aparte de los conocimientos concretos que nos transmite, nos da su perspec- tiva distinta de la psiquiatra. Se trata de un nuevo modo de ver la patologa psquica nacido, como siempre, de la realidad clnica.

Discrimina entre lo que constituye lo fundamental, y aquello que tiene un valor aleatorio. La riqusima aportacin biblio- grfica constituye otra cualidad sobresaliente. El autor, en el breve espacio de cuatro aos, ha comprendido la necesidad de revisar, modificar y ampliar el texto en casi su totalidad, porque los ltimos aos han sido testigos de la adquisicin de conoci- mientos cientficos importantes para la psiquiatra, aportados por investigadores que incluyen especialidades diferentes, y que los rpidos progresos en cada campo de especializacin impiden ser conocidos con la prontitud deseada.

El Manual de Psi- quiatra Infantil cumple, tambin, satisfactoriamente esta necesidad. Alfredo REGO.

LEO BROUWER PIEZA SIN TITULO PDF

Manual de Psiquiatría Infantil Ajuriaguerra 9 66

.

HAYY IBN YAQZAN PDF

Ajuriaguerra - Manual de Psiquiatría Infantil

.

TDA1518BQ PDF

Manual de Psiquiatria Infantil

.

Related Articles