EL DON DEL AGUILA CARLOS CASTANEDA PDF

Ver es un conocimiento corporal. Cuando un guerrero deja de tener cualquier clase de expectativas, las acciones de la gente ya no le afectan. Para usar de manera consistente y correcta ese momento extra, un guerrero tiene, sin embargo, que luchar incansablemente durante toda su vida. Ya me di al poder que a mi destino rige. Los seres humanos tienen dos lados. El lado derecho abarca todo lo que el intelecto es capaz de concebir.

Author:Grojin Tagor
Country:Germany
Language:English (Spanish)
Genre:Education
Published (Last):20 April 2005
Pages:12
PDF File Size:4.52 Mb
ePub File Size:7.38 Mb
ISBN:585-7-87309-338-8
Downloads:77200
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Gazil



Caminando muy despacio, Zuleica nos condujo al patio. El patio estaba en completas tinieblas. Quise hablar, pero la garganta me picaba y estaba reseca. Pude distinguir entonces el contorno de todo su rostro y de su cuerpo. Las dos mujeres y Silvio Manuel me observaron durante un largo rato. Don Juan me dijo que era una mujer del Sur, se llamaba Marta, y era la asistente de las dos mujeres del Oeste.

Me hallaba solo con las tres mujeres. Marta me dio una toalla para que me secara. Marta, don Juan y yo permanecimos en la oscuridad conversando un largo rato. En cambio las otras dos mujeres me daban asco.

El sonido de su voz era cautivante. La cocina era de techo alto y bastante moderna y funcional. Tomamos asiento en una especie de desayunador. Nos sentamos y comimos y hablamos durante horas. Silvio Manuel era la fuerza silenciosa que se hallaba tras don Juan. Llevaba unos paquetes, que se esparcieron por la acera.

Don Juan nos esperaba afuera de la tienda. Mi sorpresa fue total. Don Juan y don Genaro rieron como idiotas. En tono de broma le dijo a don Juan que me sostuviera porque estaba a punto de desmayarme. Dijo que el poder es lo que selecciona a los guerreros del grupo de un nagual, y que es imposible conocer sus designios.

Esperamos en frente de la tienda por lo menos una media hora. Su voz se transformaba. Tomaba asiento en una esquina oscura y se dejaba devorar por la oscuridad. Las acechadoras son las que enfrentan los embates del mundo cotidiano.

Son las administradoras de negocios, las que tratan con la gente. Todo lo que tiene que ver con el mundo de los asuntos ordinarios pasa por sus manos. Don Juan me dijo que los actos de esos guerreros fueron lecciones maestras de acechar. Para poder sobrevivir entre los guerreros de su benefactor tuvo que aprender ese arte a toda prisa.

AUDEX SPB-2800 PDF

EL DON DEL ÁGUILA

.

IXYS DSE160-12A PDF

Libros espirituales – El Don del Águila por Carlos Castañeda

.

Related Articles